CANDY PILLS

Lardizabal María Eugenia (1976)
Candy pills
Oleo sobre tela
40 x 92 cm

 

El distanciamiento entre poder y política (donde el primero actúa poderosa y globalmente y el segundo débil y localmente), el debilitamiento de instituciones como el Estado, los partidos y los sindicatos, la sistemática supresión o reducción de los seguros públicos, la destrucción de categorías sociales como las clases sociales y los movimientos sociales así como de grupos sociales como la escuela y la familia tradicional, más la destradicionalización de la vida, donde creencias, prejuicios, costumbres y rutinas conferían una identidad y una responsabilidad limitada, son ahora fuente inagotable de incertidumbre e inestabilidad individual.
Muchas funciones se transfirieron de lo público a la iniciativa privada, dotando al individuo de una libertad y responsabilidad ilimitada.
En un contexto de vínculos humanos frágiles y provisorios, de desprotección social, más la obligación de hacerse cargo de sí mismo, de construirse una identidad, de perseguir la realización personal y de dotar de sentido a la propia existencia, dan como resultado el desvío de conductas hacia el ámbito de la esfera personal. Desde cuidados físicos-estéticos-psicológicos, hasta la victimización. Esta última es una forma de rechazo del deber de autoorganización, para situarse en el reclamo del derecho, y, logrando por ejemplo mediante la enfermedad real o el deseo de enfermedad, centrar la atención, recibir cuidados y asistencia, eludir obligaciones, evadirse, etc.
Son todas acciones defensivas que intentan recomponer el caparazón protector, pero que terminan por reafirmar la sensación de vulnerabilidad y de miedo.
Cada vez más las crisis, problemas y fracasos, son percibidos como fallos personales y no como sociales, de ahí la proliferación de episodios de depresión, estrés, apatía, ansiedad, paranoia, neurosis, desorientación, sentimientos de culpa y fatiga, a lo largo de la biografía personal.
Dado que en la era de la depresión las estrategias personales se muestran insuficientes, se acude como nunca antes, a un arsenal de pastillas.
Para cada malestar hay una pastilla, todo es factible de ser medicalizado, incluyendo procesos normales como el nacimiento, la vejez, la sexualidad, la muerte, etc.

 

Eugenia Lardizabal

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *